26 Feb, 2021 por

Nara Oses: «Ideas urgentes contra un problema asesino»

Consternada con el femicidio de Guadalupe, tan parecido, en su anunciación y en el acuchillamiento ocurrido en la calle, al que describió García Márquez en la Crónica de una Muerte Anunciada, planteo dos ideas. Si no lo escribo y comparto, me ahogo en la angustia.                 Por Nara Oses

Desde el año 1987 trabajo con situaciones de violencia familiar. Me formé en el primer equipo de Asistencia a la Mujer Maltratada, creado en el ministerio de Bienestar Social de la Provincia de Neuquén. Luego vino un largo período, veintisiete años, en la defensa de derechos de niñas, niños y adolescentes, en la Defensoría especializada en esos derechos, dentro del Poder Judicial de esta misma provincia. Desde hace tres años participo activamente en el Foro 2302, una organización de la sociedad civil, que defiende una legislación que garantiza esos mismos derechos.

Me presento de este modo porque pienso desde esa experiencia.

La violencia de género, observada desde los femicidios y los abusos sexuales, es el flagelo más extendido y letal que nos atraviesa. Y no hemos podido descubrir la” vacuna” para prevenirlo.

Consternada con el femicidio de Guadalupe, tan parecido, en su anunciación y en el acuchillamiento ocurrido en la calle, al que describió García Márquez en la Crónica de una Muerte Anunciada, planteo dos ideas. Si no lo escribo y comparto, me ahogo en la angustia.

Una idea para el trabajo local. Propongo que cuando una organización de mujeres o un equipo de trabajo destinado a la prevención o a la asistencia de la violencia de género, consideren que un caso es grave, que merece el tratamiento de una terapia intensiva interdisciplinaria, se genere de inmediato dentro del Poder Judicial un espacio de reunión . Este espacio de emergencia debiera contar con la presencia del o la titular del Juzgado de Familia interviniente, de la Fiscalía, del Juzgado de Paz si corresponde, del equipo interdisciplinario del Poder Judicial que evalúa estas situaciones, de la organización social de mujeres que conocen la situación o que aun no conociéndola, militan en la localidad, del equipo local de atención a las víctimas y de la policía. En esa reunión de emergencia se debiera definir un plan de acción. Un plan de protección para la víctima.

Si no logramos articular los conocimientos que cada persona involucrada tiene de la realidad y de la aplicación de las normas legales, no podremos aprovechar nuestro potencial.

Una idea para el Congreso Nacional. Rita Segato ha escrito mucho sobre el impacto que tiene en los hombres violentos, el espectáculo de los femicidios en la televisión. La imitación evidente que ocurre. Ella lo ha comparado con otro problema social doloroso, los suicidios.

Por eso pienso que a nivel nacional se debiera trabajar un proyecto de ley que limite la libertad de información de los medios de difusión, en los casos de femicidios, en beneficio y protección de las mujeres que sufren violencia de género y que suelen ser amenazadas con frases como “eso que ves en la televisión te va a pasar a vos”.

Ninguna de estas ideas urgentes va al fondo cultural de la cuestión, un patriarcado puesto en jaque por la creciente decisión de las mujeres de autodeterminarse y ser libres. Mis aportes son instrumentales. Ojalá sirvan.

(*) Abogada. Ex Defensora del Niño y el Adolescente.