9 Ago, 2021 por

Neuquén decretó la emergencia hídrica y productiva por 180 días

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, firmará este lunes el decreto que declara la emergencia hídrica y productiva en la provincia de Neuquén por 180 días. Con esa medida, que incluirá la calificación de desastre agrario por la sequía, saldrá en búsqueda de 800 millones de pesos para hacer obras que garanticen la provisión de agua potable y para riego en los próximos meses.

«Estamos con uno de los registros más bajos en la cuenca del río Limay de los últimos 15 años. Tenemos precipitaciones por debajo de los niveles que permiten sostener históricamente el desarrollo productivo y de irrigación de los valles», describió esta mañana el gobernador

La declaración de emergencia será por seis meses y se puede prorrogar por un nuevo periodo. «Se están buscando los recursos para llevar adelante distintas obras que garanticen agua potable para consumo, el agua para riego y el desarrollo industrial», explicó  y agregó que “para ello estamos articulando los distintos proyectos necesarios de inversión, a partir de un mapa de realización de obras que está siendo trabajado con los municipios y las áreas rurales, en conjunto con recursos hídricos, el EPAS y la actividad privada y pública de la provincia y de la Nación”.

«No es un fenómeno de un año, se viene produciendo hace más de 13 años y frente a los distintos cambios climáticos hay que trabajar de manera integral», afirmó.

El mandatario anticipó que desde mañana recorrerá el interior de la provincia para «ver in situ» la situación y «lanzar rápidamente un programa de unos 800 millones de pesos para realizar obras».

Sobre el decreto, detalló que va a ser firmado hoy y lo definió como «un paso más donde se reconoce la situación existente y se trazan las líneas gruesas sobre cómo abordar esta situación en la provincia».

La medida del gobierno provincial se suma a la implementada hace dos semanas atrás por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), que también declaró el estado de emergencia hídrica en la región, debido a la persistente sequía que se manifiesta hace más de una década pero que en la actualidad llegó a su punto más crítico.