27 Jul, 2020 por

«No quería pasar por esto pero no me quedó opción», explicó Nadia

Desde la semana pasada se volvió la protagonista de los medios por la usurpación de la vivienda de Chacra 32.

Nadia es una madre trabajadora a cargo de sus dos hijos de 11 y 15 años. Ella sola los cría y, desde la semana pasada, su vida cambió por completo y su historia comenzó a circular por todos los medios de comunicación de San Martín de los Andes.

Imagenes del viernes Federico Soto

El viernes, la noticia de la usurpación de una vivienda de Chaca 32, se convirtió en el tema principal del día: “Fue muy duro, yo realmente no quería pasar por esto pero no me quedó opción”, le contó Nadia a Lacar Digital.

Además, según le relató a este diario, meterse en la vivienda fue la última opción: “Hable, antes de tomar esta decisión, con todos Marcelo Sampablo, Martín Rodríguez, Marcelo Alvear y con el intendente y me dieron la espalda”, aseguró la  mujer.

“Soy una trabajadora a cargo de mis hijos, no la venía pasando bien económicamente, y en el otro alquiler tuve problemas», explicó y agregó, «la dueña de la casa me había cortado el agua y me vivía patoteando y nadie me escucho”, dijo Nadia.

También contó que «no solo tenía el dato de esta casa, le pase a Marcelo Sampablo el dato de todas las casas que hay acá que habían cambiado, que habían alquilado, que no vivían acá y una de esas era esta», además explicó: «este es un pueblo chico donde se saben las cosas, el tema es que hacen la vista gorda»

Imagenes del viernes Federico Soto

«No es que yo no me preocupé por tener una casa, en su momento hablé con Marcelo Alvear y él me pidió que participara de la campaña» por razones laborales y al ser el único sostén de la familia «le dije que no podía porque me iban a echar del laburo y él me echó y me dijo que nunca iba a tener una vivienda», relató Nadia.

A pesar de que por la pandemia se prohibieron los desalojos, Nadia y su familia, un día llegó a su antigua casa y se encontró con todas sus cosas afuera.

Investigando, encontró que la dueña de la casa en la que finalmente se metió con su familia «pertenece a una señora que no vive acá, que vive en Río Negro y bueno, al saber que tenía la orden de desalojo, no me quedó otra».

«Cuando se me acabaron todas las opciones, no me quedó otra que venir a meterme acá, no es lo que yo quería».

Desarrollo Social intervino casi inmediatamente: “Me quieren dar 8 mil pesos por tres meses y luego quedo tirada de nuevo por no tener trabajo fijo. Yo no lo acepte”.

Vecinos acompañando a Nadia durante el fin de semana foto gentileza

También explicó que su miedo más grande es perder la custodia de sus dos hijos de 11 y 15 años, quienes se encuentran a su cargo: “Me van a querer sacar a mis hijos”, manifestó preocupada.

Vecinos del barrio aseguraron no solo que no vive nadie en la vivienda, si no que detrás de la misma hay construido un templo. Y es que, según manifestaron, la dueña de la casa le habría donado la propiedad a un Pastor.

Luego de conocerse el descargo de María Soto, titular de vivienda, Lacar Digital intentó hablar con ella pero su marido no lo permitió y reenvió el escrito en el cual aseguran que ellos viven allí pero que por cuestiones laborales viajan mucho.

Frente a estas declaraciones aparecieron imágenes de la construcción que denunciaron los vecinos

Imagenes gentileza para Lacar Digital


Imagenes gentileza para Lacar Digital

Muchos de los vecinos apoyan a esta madre y le hacen «el aguante desde afuera» para evitar que un grupo ingrese por la fuerza a sacarla.

Por otra parte un familiar de María Soto dijo: «A ella le dieron esa casa cuando se separó de su primer esposo. Pero después se fueron a vivir a Godoy (Río Negro) dónde viven en una casa pegado a su apóstol» y agregaron que la casa fue donada a un Pastor: «Esa casa ella se la dio a este Calixto González».

Finalmente manifó: «Obvio que papeles no hay porque ella no la puede vender, pero la usan una vez al mes cuando van a San Martín a buscar la plata de los fieles y después se la encargan a uno de allá que se las cuide».