25 Feb, 2022 por

Sabotearon dos escuelas en el norte neuquino: en ambas manipularon artefactos de gas que generaban pérdidas

Los hechos ocurrieron en edificios escolares de Chos Malal y Buta Ranquil. En la Escuela Especial 11 de Chos Malal se detectó una pérdida originada por la manipulación en una válvula del horno. En Buta Ranquil, la pérdida se detectó en dos calefactores que habían sido saboteados.

En la Escuela Especial 11 de Chos Malal se detectó una pérdida originada por la manipulación en una válvula del horno. Fue trabada para generar la perdida que se acumuló en el techo donde se habían retirado paneles del cielo raso. En este mismo edificio funciona la Escuela Integral de Adolescentes y Jóvenes con Discapacidad 8.

En Buta Ranquil, la pérdida se detectó mientras especialistas supervisaban obras finalizadas en un sector del edificio escolar: dos calefactores habían sido intervenidos.

El ministro de Gobierno y Educación, Osvaldo Llancafilo dijo que “apenas ocurridos los hechos se mantuvo contacto, es importante el rápido accionar de quienes estaban en los establecimientos. Docentes y directivos junto a los distritos escolares, personal de mantenimiento escolar, municipios y las prestadoras de servicio, actuaron rápidamente y luego del sabotaje realizado por irresponsables, se pudo avanzar en el arreglo de los artefactos que fueron manipulados. Luego los equipos especializados realizaron la prueba de hermeticidad. Hoy podemos decir que los edificios están en condiciones nuevamente”.

Agregó que “está comprobado el sabotaje, hay denuncias que fueron realizadas en la Comisaría y en Fiscalía por los equipos educativos. Hasta el momento no están identificadas las personas que han realizado las maniobras, acá hay un delito que podría haber terminado en tragedia y solicitamos que se investigue hasta las últimas consecuencias, de hecho el Ministerio Público Fiscal ordenó que personal policial recorra las escuelas de manera preventiva”.

En el edificio de Chos Malal se comprobó que el hecho fue intencional luego de la supervisión realizada por Camuzzi, por un gasista contratado por mantenimiento escolar y el encargado designado del municipio. La denuncia expresa que “en el entretecho se acumuló un acopio similar a la carga de un camión de gas”.

En Buta Ranquil, el problema se detectó en la Escuela Primaria 329, y la denuncia fue realizada por directivos luego de conversar con personal que llevaba adelante tareas de mantenimiento y el equipo de HIDENESA cuando realizaba la prueba de hermeticidad de la nueva cañería. Tras arrojar resultado desfavorable y revisar toda la obra ejecutada se decide ampliar la prueba a otro sector del edificio y allí se detecta que dos calefactores se encontraban con la tuerca de conexión floja.