1 Oct, 2020 por

Siete meses varados en Chile y sin respuesta

Son Argentinos, en muchos casos Neuquinos, y por diferentes razones la pandemia los encontró del otro lado de la cordillera.

Roxana es de San Martín de los Andes y hace casi siete meses que está en Chile, viajó por un problema de salud de su madre y todavía no pudo retornar a su hogar.

Foto gentileza

«Mi mamá, lamentablemente, ya no está conmigo y yo necesito volver a mi casa. Por favor necesito que alguien me ayude», expresó a Lacar Digital.

Como el de Roxana, los casos se multiplican, los audios y las historias siguen llegando al diario como un pedido de ayuda.

Daniela, también es oriunda de San Martín de los Andes, y está varada en Chile con su mamá.

«Estamos pasando una situación muy fea, hace seis meses que estamos acá. Nos hemos acercado a los consulados, no tenemos plata y acá en Chile es todo muy caro. Nosotros vinimos por el velorio de mi abuela y cuando quisimos volver ya estaba el paso cerrado», explicó a este diario.

al inicio del Aislamiento y cuando las fronteras entre países comenzaron a cerrarse, surgieron los viajes de repatriación, para que todos los argentinos pudieran volver con sus familias y a sus casas, pero no todos pudieron volver.

Foto gentileza

«Nos hicieron anotar en un formulario, el Covid-19, y resulta que hubieron repatriaciones y nosotras nunca estuvimos anotadas en ese formulario, nunca les llegó el formulario. Nos hicieron volver a anotar, nos dijeron que iba a haber una pronta repatriación y no han habido».

El último viaje de repatriación del que se enteraron fue el 25 de mayo, pero tampoco los llamaron para regresar en ese.

«Hay aviones que salen 270 dólares, pero nuestras familias de dónde lo van a sacar, nuestras familias hacen lo que pueden», manifestó Daniela.

Sus hijas y marido están de este lado de la cordillera y hace casi siete meses que solo pueden verse por videollamada.

«Extraño a mis hijas y las extraño mucho, tengo mi marido, mi casa, mis cosas», expresó y agregó «hay gente que la está pasando peor que nosotros y tuvo que salir a vender lo que puede».

Entre los rumores que llegan a oídos de Daniela, y el resto de argentinos en el lugar, resuena con fuerza una posibilidad de repatriación para octubre aunque hasta el momento «nadie nos dice ni en que fecha, ni en octubre de que año», dijo la vecina de nuestra localidad.

«Cada día estar acá encerrado es enfermizo, cada día avanza más la pandemia, cada día es más peligroso y yo extraño mucho a mis hijas, hace más de seis meses que no las abrazo», le contó a este diario con la voz evidentemente quebrada.

El caso de Jairo es similar a los anteriores, viajó al país vecino por cuestiones laborales, y como su papá es chileno, comenzó a hacer los tramites de radicación. Al declararse la pandemia, cerró migraciones de Argentina y sus papeles quedaron varados como él.

Foto gentileza

En su caso el consulado lo ayudó con una caja de alimentos y ropa pero «los que me dieron estaba en mal estado, yo me intoxiqué, tuve una reacción alérgica en todo el cuerpo y no podía ni hablar. Estuve internado un día».

«La ropa que me dieron estaba usada y sucia y que directamente la tuve que tirar. No porque fuera usada, sino por como hacen las cosas». aclaró Jairo.

El reclamo unísono es que el consulado no les brinda una respuesta, «a nuestras familias le dicen una cosa y después a nosotros nos dicen otra», expresó.

«Se  ha optado de hablar con los gobernadores de las provincias. La gobernadora de Río Negro, lo que ha hecho es cerrar la puerta solamente. El gobernador, Omar Gutiérrez, no atiende, entonces mucho no podemos hacer», aseguró Jairo.

«Todo lo que se imaginen, de tocar puertas de enviar notas a los gobiernos, a los diputados lo hemos hecho, pero no hay respuesta», finalizó.

Las dificultades para regresar a la patria no solo las sufren quienes están en Chile, también hay casos a la inversa, de ciudadanos del país vecino que quedaron varados en nuestra tierra y que no consiguen retornar a sus hogares.

«Tengo un problema con mi mama que no puede retornar a Santiago de Chile, esta varada acá (San Martín de los Andes) hace 8 meses», escribió una lectora al diario.

La mujer viajó en un vehículo propio, por lo que no necesitaría ser repatriada, solo precisa que le autoricen cruzar la frontera que separa los dos países.

Angustiada por la situación explicó «falleció mi papá el domingo y necesita volver. Ni el consulado, ni aduana la ayudan», aseguró y remarcó: «Está desesperada por volver y en el paso de cardenal Samoré no le dan soluciones».