17 Oct, 2020 por

Daniela Freire: «Fueron meses muy angustiantes»

Daniela junto a su madre Ruth viajaron al sepelio de un familiar a Chile el 17 de Marzo, era un viaje corto pero la Pandemia se interpuso en su regreso y el de mas de 500 personas que todavía están intentando regresar. «Horacio Kreitman, se ofreció para irnos a buscar, leyó la nota que me hicieron ustedes (Lacar Digital) y un día nos llamó para irnos a buscar. No lo creíamos hasta hoy que me subí al avión. Yo había visto lo de Chapelco pero no pensé nunca que nos vengan a buscar, si no era por ellos todavía estábamos allá».

Como adelantamos en redes sociales esta tarde, el avión perteneciente a uno de los abogados que protagonizó un video en Chapelco que se viralizó en medio de la cuarentena, arribó con tres pasajeras de nuestra ciudad que habían quedado varadas en Chile desde Marzo. Dos de ellas, madre e hija (Ruth y Daniela) también trajeron a una vecina que había sufrido los mismos inconvenientes que ellas en el vecino país debido a la Pandemia.

Daniela Andrea Freire (38) habló con Lacar Digital para contarnos lo difícil que fue estar en una situación tan delicada y en otro país. «Me fui el 17 de Marz por el fallecimiento de mi abuela. Nos agarró la pandemia allá yo con mi madre. Fuimos por poco tiempo, con poca ropa (de verano en su mayoría) y jamás pensamos que podía llegar a pasar algo así. Soy mamá de tres hijas y no las veo desde esa fecha, realmente es muy angustiante lo que vivimos, se pasaban la pelota entre ellos allá, no nos respondían, veíamos que todos volvían por uno u otro medio y nosotros seguíamos allá. Con mi mamá tenemos un estado de salud delicado porque tenemos ambas distintas enfermedades y sin los medicamentos allá imagínese lo que es que pagas por todo allá.

«No lo puedo creer que estoy haciendo mi cuarentena ahora acá para poder al fin ver a mis dos nenas y a  mi hija mas grande de 23» dijo a Lacar Digital Daniela.

«Estuvimos encerrados todo el tiempo en la casa de un tío, porque no podíamos ir a ningún lado, allá los casos son muchos y hay toque de queda, otras medidas. Estamos acá y estamos felices, se nos dio esta oportunidad de ir hasta Pucón a tomar este avión y hasta que no me subí a el no pude creerlo. Esperamos mucho.  Horacio Kreitman, se ofreció para irnos a buscar, leyó la nota que me hicieron ustedes  y un día nos llamó para irnos a buscar» dijo emocionada Daniela Freire.

«Estoy re contra agradecida a Horacio porque si el no nos iba a buscar, todavía estábamos allá.  Hay 500 personas de Rio Negro, Chubut, San Martín de los Andes, Neuquén y otras ciudades. Hay argentinos allá todavía, que venden lo que tiene para vivir. NO dan a basto para pagar los alquileres, hay abuelos de 80, mujeres con enfermedades, depresivas, mal. Los audios de los varados te hacen llorar» recordó a este diario Daniela.

«Queremos que los escuchen, no es lindo estar lejos, les toman el pelo, se pasan la pelota entre ellos (Cancillería y Consulado) . Necesitan un colectivo, pagarían los pasajes, necesitan solamente una firma del CONSUL y que les abran la Aduana. Llegar a Argentina y los irían a buscar. La gente está abandonada allá» asegura Freire..

Todo fue complicado

«Empezamos con la pandemia tratamos de comunicarnos con nuestras familias, habíamos llevado ropa de verano, no pensábamos que íbamos a pasar un inverno allá. Los familiares de allá y de acá nos ayudaban con dinero, contención y como podían. A medida que pasaban los meses fue muy angustiante todo allá. En marzo me entero que había un formulario que anotaban en los Consulados desde Puerto Montt y en Junio en la primera repatriación no estábamos anotadas porque no apareció el formulario. En esa ocasión no pudimos volver. Luego se hicieron otras repatriaciones con vehículos de trasbordo tampoco nos avisaron» dijo.

«Seguíamos esperando que nos llamaran, nos pedían papeles y papeles que eran costosos porque había que viajar a Valdivia, un hisopado allá vele 50 mil pesos chilenos, nos ofrecieron vuelos de avión de 270 dólares, de donde sacábamos la plata? Así el Consulado con Cancillería se pasaban la pelota, era desesperante, tres meses varadas y ya nos estaba agarrando la locura al principio» agregó.

«Tengo problemas crónicas, no teníamos la medicación y no teníamos nada. Allá para ir al baño teníamos que pagar, allá no te ayuda nadie, ni el gobierno ni nadie.  Sin ustedes no hubiéramos estado acá con nuestra gente en casa» dijo emocionada Daniela.

«Me comuniqué con «Belu», una amiga que me empezó a dar fuerza y ayudar, hicimos la nota con los medios, con ustedes para hacernos escuchar y ahí se movió un poco mas todo. De hecho el dueño del avión leyó la noticia y ahí nos avisó que nos iba a buscar» dijo.

Las tres mujeres deben realizar el aislamiento obligatorio durante 14 días para luego poder ver  a sus famialires.

 

 

Foto: Federico Soto